Se cumplieron 44 años del golpe fascista contra el gobierno socialista de Salvador Allende

Por Paola Fernández

Reportera de Pazífico Noticias

El 11 de septiembre de 1973, el general Augusto Pinochet, financiado por la CIA, lideró el golpe de Estado al entonces presidente chileno Salvador Allende, considerado el primer marxista en llegar al poder mediante el voto popular, pese a la campaña masiva de operaciones encubiertas del Gobierno de Estados Unidos para evitar su triunfo.

Años después se conocería que el Gobierno de Richard Nixon subsidió financieramente a grupos opositores clandestinos que rechazaban a Allende por su reforma agraria radical, la expropiación de las corporaciones extranjeras y por ser una amenaza para los grandes monopolios económicos.

Durante su Gobierno, Salvador Allende se destacó por su lucha por introducir reformas profundas en la sociedad chilena, como la del derecho a la salud.

El acceso a la educación.

La reivindicación de la clase obrera y del sector campesino

Con el bombardeo al Palacio de La Moneda ordenado por Pinochet, el edificio quedó en llamas, y desde allí Allende pronunció su último discurso, cuando Santiago de Chile estaba sitiada por tanques, infantería y cazabombarderos.

Salvador Allende agradeció a quiénes habían apoyado la revolución, asegurando que las luchas sociales no se detenían porque la historia era del pueblo. Su alocución fue interrumpida por los bombardeos a La Moneda.

El golpe fascista contra Salvador Allende se enmarca en un contexto mundial dentro del cual Estados Unidos maquinaba para impedir el avance del socialismo en América Latina. Salvador Allende fue encontrado sin vida en el salón principal del Palacio Presidencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *